Proteger tu coche sin perder el sentido del humor. Un ladrón hambriento puede estar acechando.